martes, 1 de julio de 2008

La muela de la justicia


Cuando iba en la carrera -q chistoso está decir eso, porque hace sólo un mes y medio aún seguía en la universidad- tenía una compañera -ñera- bien inculta que decía que las muelas de hasta atrás en la boca se llamaban "muelas de la justicia" y lo sostenía como una verdad irrefutable.


Me acordé de todo este rollo, porque ayer fui víctima de un complot por parte de mi mamá...


-Mamá: Gordita, me acompañas al dentista?? -ojo, me lo dijo ya que había salido con ella y el único vehículo disponible era su camioneta-


-Yo: (o sea, "gordita") ...pues vamos... -ni modo que me quedara en medio de la calle porque no quería acompañarla, verdad??-


Ya en el camino exclamó "te deberían de quitar esa muela del juicio que desde hace como un año te iban a quitar y te está dando lata... no??"

Yo, apanicada le dije que si, pero fue un "si" de esos no muy convencidos, como dando el avión y con toda la intención de pasar desapercibida y esperarla en el coche o detenerme en la puerta con uñas y dientes...


Llegamos al consultorio que estaba en un edificio espantoso, color verde y parecía la casa de los monsters -tararararán ts ts tarararán ts ts... -favor de emitir la onomatopeya correspondiente-


La sala de operaciones no era mucho más bonita que la entrada, de hecho el sillón ese reclinable donde te acuestas "tranquilamente" a que extraigan tus hermosos molares, parecía comprado en 1981... el baño era como de casa de bisabuela, de esos que tienen las llaves del agua retorcidas y marmoleadas, además todo obscuro, pero la gota que derramó el vaso fue encontrarme un recipiente dispensador de jabón líquido todo "llenu mierda" como diría el abuelo Ángel... ahí si pensé "Yisus Craist... este hombre, con este consultorio tan poco higiénico me va a sacar la muelaaaaaaaaaaaa???.... I don´t think so..."


Salí del baño dispuesta a declararles la guerra al doctor y a mi santa madre, pero me controlé porque me encontré a mi mamacita feliz con la boca abierta como lión recibiendo su correspondiente limpieza, así que pensé... "Si mi mamá confía, seguro es porque este es buen doctor... no importa la apariencia del lugar"


Lo demás, son detalles irrelevantes... abrí la boca, me pusieron a anestesia -la cual para mi sorpresa y mi nivel de pánico... no me dolió ni un poco- y me sacaron la muela, enterita y sin rasguños en aproximadamente 20 minutos. Ahora tengo un hoyo en la boca, pero la verdad no estoy hinchada ni me duele nada... que maravilla -veremos como amanezco mañana... igual ya muté en hipopótamo cachetón-


Realmente era un buen doctor, a pesar de la pinta de su consultorio... tengo que empezar a confiar más en la Teresita.

11 comentarios:

SILVIA dijo...

jajaja mientras te leia parecia que leia un cuento por la forma de expresarte, yo le tengo terror a los dentistas, el viernes lleve a mi nene y le sacaron una muela ,era de leche, el feliz no sintio nada
Y VOS LO DIJISTE HAY QUE CONFIAR MAS EN LAS MADRES ¡¡

BESITOS Y CARIÑOS

La sonrisa de Hiperión dijo...

Parece el guion de una teleserie actual de éxito (menos mal que no es tan cabrón como House, sigo el texto... ehh!)
Saludos, me ha encantado tu blog

Queiles dijo...

Pero como aún desarrollas muela del juicio jajaja ¡Mar eso es de otra etapa de la evolución! Me encanta tu humor y tu destreza en zoologia.Poca gente sabe distinguir el hipopótamo cachetón del vulgar jajaja.
Besos

Pequeña Ainhoa dijo...

Un saludo amiga, las náuseas me tienen desconectada un poco pero sigo aqui dando como siempre todo mi cariño y apoyo, al igual que mi amistad.
Un besazo y mi beso hasta el cielo.
Loly, la mamá de Ainhoa

Perséfone dijo...

Ufff tuviste suerte. La extracción de esas muelas suele doler y dejar secuelas durante varios días.

Sobre los dentistasdebo decir ¡Que me dan auténtico pánico! Es pisar la consultar y percibir ese olor a guantes de latex y me pongo enferma.

Por eso mismo acudo al dentista muchísimo menos de lo que debería (bueno, y también por los precios...).

Me alegra que todo saliera bien.

Un saludo.

Solo Palabras... dijo...

Jajajajaja, nonono, error, nunca confíes en un médico y por añadidura en alguien que te lleva a uno de ellos.
Aún los lmejores, viven de nuestras enfermedades ;)
Cariños

abril dijo...

JAJAJA
pensé en un clásico final en el que despertarías sudada pero feliz de que haya sido una pesadilla.
jajaa
atrapante,como siempre.
besos

Beatriz dijo...

Es que, aunque sean unas pesadas, las mamás sí que saben.
Ponte güena de tu hueco en la boca!!!

Beatriz dijo...

Es que, aunque sean unas pesadas, las mamás sí que saben.
Ponte güena de tu hueco en la boca!!!

Amaiur! dijo...

Nunca he entendido por qué a la gente le dan miedo los dentistas, ellos también van al dentista y saben lo que se siente, por eso cada vez tratan de hacerlo mejor.... a mi me encanta ir al dentista, la sensación de boca limpia al salir es MAGNÁNIMA! de hecho, ya quiero ir otra vez...
Mi experiencia con muelas del juicio fue dolorosa, ademas me rasgaron un nervio y estuve 6 meses sin sentir una parte de la boca. Todavía me quedan 2 muelas....
un beso prima!

juan ma dijo...

la verdad pienso que el miedo que tiene la gente es por tanto telefono descompuesto, yo estudio odontologia y por el tiempo que tengo en esto los pacientes llegan con mucho miedo por lo que dicen.pero salen felices y regresan, hasta yo voy al dentista y por eso se lo que se lo que se siente.

ranita no nos tengas miedo mejor danos buena publicidad.
te mando millones de besos.