lunes, 7 de abril de 2008

Espantos, quejas y hormonas...



Bienvenidos al primer post premenstrual del mes.

Hago la aclaración por si notan cierta hostilidad en mis palabras, pero les comunico que me encuentro bajo la poderosísima influencia de mis hormonas.

Este post es de denuncia y de queja… porque ahora resulta que la culpa de que no prosperen mis casiamores y se conviertan en desamores la tengo yo… alguien lo descubrió por mi y me lo notificó con la siguiente frase: “Lo que pasa, es que tu “espantas” a los hombres”… Ok

Para empezar, odio la palabra “espantar”, me molesta y me remite a mi profesor de literatura de tercero de secundaria, quien había estudiado en la UNÁN y cuando no queríamos tener clase nos decía: “ Ora pues, vamos a ver una película de espantos”… -me produce urticaria, lo siento.-

En segundo lugar, desde luego que coincido con aquella persona que se dio cuenta de que espanto a los hombres –yukkkk- pero no por las razones que me dio… (las cuales aclararé posteriormente.)

Imagino que se espantan porque soy inestable y víctima de mis hormonas, porque tengo 2 semanas buenas al mes, una medio medio y la otra de la burger -aunque ahora que lo pienso, eso no me convierte en una freak espantaweyes, porque la verdad muchas mujeres –la mayoría- sufrimos cambios hormonales drásticos que nos convierten en seres con los cuales es difícil convivir sin llevarse al menos una mentadita de madre al mes.
-Eso sí, mis 2 semanas buenas soy encantadora!! Jajaja-

Pero nooooo!! Según mi amigo, la razón de los espantos es que soy una mujer independiente, que está apunto de acabar la carrera, vive sola, es chambeadora y está en busca de un mejor trabajo, que me permita comprar choooooooooooorros de zapatos.

A ver a ver… independiente, independiente, así que no le de razón de mi vida a nadie y que me mantenga yo con mis propios medios… No. Todavía estoy sometida al yugo matriarcal, que paga la renta de mi casita, mi teléfono, llena mi refri y me compra electrodomésticos bieeen grandotes que nunca uso.

A punto de acabar la carrera... muy interesante ese punto… Simplemente no logro entender cómo eso puede frikear a alguien que se me acerque.

Sí que vivo sola, pero eso no significa que vivo sin reglas o sin respeto a mi sacrosanto hogar!!! De hecho, vivir sola, resulta aún más difícil que vivir acompañada, porque quien debe poner los límites ( y aspirar, lavar los platos, guardar la ropa, hacer la cena, etc..) soy YO –digo, como quiera a quienes viven con alguien, la muchacha, el rommie, el abuelo o la mamá a veces les hace el paro- pero principalmente porque cuando no cohabitas con alguien más, a veces es difícil llegar a tu casa, sobre todo si no tienes “ni perro que te ladre” -y eso que no soy fan de los perros, pero no dejo de reconocer la compañía que brindan esos peludos y ladradores mejores amigos de las personas.-

Ser chambeadora y estar en busca de un mejor trabajo, tampoco creo que sea un motivo para espantar a alguien!!! (Aparte es mentira eso de que quiero ganar más para comprar muchos zapatos, porque lo primero que haría con más dinero, seria ser –AHORA SI- liberarme del yugo matriarcal antes mencionado.

Ahora resulta que tengo que vivir en la casa familiar, dejar la carrera y convertirme casi en una mosca sin aspiraciones para que no se asusten los weyes a quienes se les ocurra un día ligarme…

3 comentarios:

Andrés C dijo...

Mar,
Lo siento, creo que tu amigo tiene razón. Vivimos en una sociedad machista y una mujer independiente a muchos les asusta... aunque no lo acepten.
Lo de las hormanas y tus dos buenas semnas al mes, creo que son divertidas jajajaj... así le das más emoción al asunto. Auqnue no niego que a muchos les pueda asustar ese encuentro hormonal.

Fede Romo dijo...

Mar,

Antes que nada de verdad te digo que me encanta como escribes! me he reído que bueno. Una persona con la seguridad que manejas tu, las tablas que tienes el conocimiento y sobre todo el crecimiento que haz obtenido pues por supuesto que debe de espantar a todos aquellos que no están tan completos como tú... a aquellos a los cuales la madurez de su situación no les ha llegado lo suficiente...creéme que los que te sigen, los que caminan a tu lado aprenden de ti..y ellos de seguro también asustan!

Abrazo!

andrea dijo...

tell me about it.